Desproporción en edificabilidad, derechos edificatorios e incrementos patrimoniales

Una recalificación de ida y vuelta en una quinta protegida de Somió
La emblemática quinta Bauer, propiedad de la familia Figaredo, saltó al enrevesado tapete del PGO gijónés en febrero del pasado año a raíz de una denuncia del PSOE por «trato de favor»

J. C. G.

La finca Bauer, cuya recalificación vuelve a ser motivo de debate político en la corporación gijonesa, saltó al enrevesado tapete del Plan General de Ordenación (PGO) gijonés en febrero del pasado año. En vísperas del pleno extraordinario en que se dio luz verde al documento de aprobación inicial con la única abstención del PSOE, fueron precisamente los socialistas los que advirtieron, en un repaso contrarreloj de las modificaciones facilitadas por el gobierno local de Foro a última hora, una alteración respecto a la versión anterior, debatida previamente con los grupos políticos en 2015, que hizo saltar las alarmas.

La ficha correspondiente a la quinta Bauer, propiedad de la familia Figaredo, presentaba una alteración que convertía casi 8.700 metros cuadrados de la finca -una parcela singular que goza de Protección Integral en el Catálogo Urbanístico de Gijón- como parte del solar urbanizable del Infanzón, cuyas condiciones de edificabilidad ampararían la construcción de viviendas unifamiliares o pareados en la zona. Las explicaciones que solicitaron los socialistas al equipo redactor del PGO en la última de las Comisiones Especiales fueron despachadas escuetamente por el equipo de Emilio Ariznavareta y Víctor García Oviedo apelando a razones de adaptación a la orografía de la zona.

Lo que llamó la atención del PSOE fue el hecho de que el suelo urbanizable en la parcela del Infanzón, que había crecido ya en 20.707 metros cuadrados en las fichas de 2015, volvía a crecer en la ficha final: otros 11.736 metros; y casi el 75 por ciento de este último incremento se producía en el interior de la Quinta Bauer, de la cual casi 8.700 metros cuadrados pasaban a formar parte del urbanizable del Infanzón. En los planeamientos anteriores, la carretera de La Providencia al Infanzón marcaba el límite entre ambas parcelas; en la ficha final, el suelo del Infanzón saltaba el vial y se introducía en la franja norte y una pequeña porción de la franja noreste de la parcela de la familia Figaredo, conocida como el Huerto de Antón.

Desproporción en edificabilidad

Pero más llamativa aún resultó a los socialistas la desproporción en la edificabilidad. Mientras que en el paso del PGOU anulado de 2011 al borrador que se votó hace un año, las viviendas apenas crecían (de 370 a 376: seis viviendas en una ampliación de más de 20.000 metros cuadrados), en la ficha definitiva se llegaba a las 414 viviendas: 38 edificaciones más, aunque el incremento de terreno no había llegado esta vez a los 11.800 metros cuadrados.
El grupo municipal del PSOE estimó que los Figaredo podrían edificar 28 unifamiliares en sus terrenos, y que, al precio del mercado hace un año, el resultado podría los 11,2 millones de euros de ingresos. Al otro lado de la carretera del Infanzón y como parte de la misma bolsa de suelo edificable se sitúa, por cierto, la también singular finca de La Riega, propiedad de la familia Rato Figaredo que el ex ministro reconvirtió a usos hosteleros bajo la batuta del chef Nacho Manzano.

La ficha del Infanzón califica como urbanizable sectorizado y para uso residencial de baja densidad -viviendas unifamiliares- un conjunto de suelos a ambos lados de un tramo de 1,3 kilómetros de la carretera de La Providencia al Infanzón, en los barrios de La Pipa y Fuejo. El objetivo de la calificación es «equipar a Somió y atraer actividad hacia el borde este» de Somió, incluyendo «alguna función puntual y ligera de equipamiento» en el entorno de la finca La Riega.
La ficha contempla la reserva de un 30 por ciento de los terrenos para vivienda protegida, de un máximo de 90 metros cuadrados, que obligarían a construirlas como pareadas para evitar diferencias con las no protegidas, de mayor superficie.
Respecto a la Finca Bauer-Villa Concepción, la ficha definitiva la describe como una parcela de 51.920 metros cuadrados catalogada como suelo urbano no consolidado y destinada a usos terciarios, «compatibilizando la conservación de la edificación y jardín protegidos (…) con la implantación de uso hotelero».
El ordenamiento fija que «la edificabilidad residencial solo podrá ser materializada en la parte sur del ámbito»,  lo cual contrasta con el hecho de que sea precisamente la franja norte de la finca la que se convierta ahora en edificable como parte de la parcela «Infanzón».

La carga política de la denuncia de los socialistas se vio incrementada por el interés en la protección de la zona del Infanzón manifestado como condición no negociable para su apoyo al documento de aprobación inicial del PGO por el grupo municipal de Xixón Sí Puede. La formación morada no pudo menos que secundar al PSOE en este caso, y lo mismo hizo IU, que apeló al viejo adagio sobre la honradez de la mujer del César.
La ficha fue finalmente retirada en un pleno que tuvo mucho de enfrentamiento político, titubeo administrativo y galimatías legal.

¿Quién quiere recalificar la finca de la familia de Rodrigo Rato en Somió?
Técnicos de Urbanismo plantean que se revoque la decisión del pleno que impedía mejorar la edificabilidad de los terrenos. El PSOE se pregunta «quién insiste en hacer cambios»

«¿Qué persona está empeñada en hacer cambios que generan derechos edificatorios e incrementos patrimoniales a personas como Rodrigo Rato?» Es lo que se pregunta el grupo municipal socialista por boca de su concejala Begoña Fernández después de que haya reaparecido sobre el enrevesado tapete del Plan General de Ordenación (PGO) la polémica ficha relativa a la finca Bauer que el pleno ordenó retirar, in extremis, hace un año.  Sucedió en la sesión que dio luz verde a su documento de aprobación inicial en el que, respaldada por Xixón Sí Puede e IU, una iniciativa del PSOE consiguió que la ficha quedase con su calificación en el Plan de 2015 por sospechas de «trato de favor» a sus propietarios, la familia Figaredo. Pero ahora los técnicos de Urbanismo -según informaciones aparecidas en los medios en los últimos días- estarían planteando que se revoque la decisión plenaria. Su argumento consistiría en que, contrariamente a lo pretendido, se provocó un incremento en la edificabilidad de una parcela, que goza de Protección Integral en el Catálogo Urbanístico de Gijón.

Begoña Fernández no está de acuerdo en absoluto. La edil socialista ha defendido hoy que el pleno «actuó correctamente» al rechazar unas modificaciones que, según el PSOE, se introdujeron en el documento de aprobación inicial de espaldas al resto de los grupos políticos y que habrían elevado la edificabilidad de la tasa de 0,11 metros cuadrados por metro cuadrado hasta los 0,20. Dicho lo cual, Fernández se ha preguntado además por los motivos de la «insistencia» del gobierno local de Foro en alterar de nuevo la situación urbanística de una finca sobre la que los propietarios presentaron las correspondientes alegaciones el pasado mes de junio en nombre de Proina, una multitudinaria sociedad de la que forma parte Rodrigo Rato. Su pretensión: conseguir la equiparación en la franja de terreno conocida como Huerta de Antón con los criterios de edificabilidad con los de la contigua parcela del Infanzón, al otro lado de la carretera Piles-Infanzón, que divide ambos terrenos.


Publicado en La Voz de Asturias el día 14 de febrero de 2017 a las 07:26 y a las 08:23

qué pasa con los terrenos de Cabueñes

Los vecinos reclaman que la segunda exposición del PGO sea «más exigente»

Quieren acceder a los informes técnicos porque «la incertidumbre se cura cuando el ciudadano sabe qué pasa con los principales temas»

IVÁN VILLAR  GIJÓN

El presidente de la federación de asociaciones de vecinos de la zona urbana (FAV), Adrián Arias, planteó ayer la necesidad de que la nueva fase de información pública a la que se va a someter el Plan General de Ordenación sea «más exigente» que la primera, que considera «muy deficiente». En su opinión, el Ayuntamiento debe aspirar «a un proceso de más participación, más relevante y muy deliberativo y decisivo en lo que respecta a qué se debe hacer con los grandes temas». Si bien admite que la última palabra sobre el documento siempre corresponderá al Pleno, confía en que los grupos municipales tengan como referencia la postura sobre los asuntos más destacados de colectivos como la federación urbana, la rural y el Colegio de Arquitectos.

«La incertidumbre se cura cuando los vecinos conocen qué ocurre con los principales temas. Porque más allá de las cuestiones particulares, hay seis o siete asuntos que requieren un debate, un consenso y una decisión que sirva de referencia para que el Pleno aprueba el documento con el mayor de los apoyos posibles», apuntó Arias. Entre ellos estarían, por ejemplo, «qué pasa con los terrenos de Naval Gijón, con El Natahoyo, con el polígono de Mora Garay, con los terrenos del Rinconín o con los de Cabueñes. Lo que han llamado alegaciones políticas».

En lo que respecta a la polémica sobre el borrador del exjefe de Urbanismo que advertía de errores en el documento, Arias opta por la «prudencia», aunque cree que colectivos como la FAV, Les Caseríes y el Colegio de Arquitectos deberían tener acceso a los informes de Urbanismo sobre esta cuestión. «Seguimos con la incertidumbre de cómo puede afectar todo esto al plan, esperando los informes técnicos y jurídicos que lo aclaren». Cree que «sería una mala noticia tener que empezar de cero», cuestión que descarta en su informe el secretario municipal.

La presidenta de Les Caseríes, Soledad Lafuente, celebra que no sea necesaria una retramitación completa «que supondría mucho coste» y cree que la segunda exposición pública «es acorde con lo que estaba previsto».

Publicado en El Comercio el 7 de marzo de 2017

Detectados errores sustanciales en la aprobación inicial del Plan General de Ordenación

Frenazo al plan urbanístico de Gijón por los errores detectados en un informe técnico

La tramitación del PGO de Foro se paraliza a la espera de consultar con expertos qué pasos se deben de seguir tras la detección de fallos sustanciales por parte del jefe del servicio técnico de Urbanismo

P. T.

La tramitación del nuevo Plan General de Ordenación (PGO) se le vuelve a atragantar al Ayuntamiento de Gijón.
Tras la anulación judicial de los dos planes anteriores, gestionados en época de gobierno socialista en la ciudad, la tramitación del nuevo PGO a cargo del gobierno local de Foro se complica tras la detección de errores sustanciales en su aprobación inicial por parte del jefe del servicio técnico de Urbanismo.

El PGO queda ahora en "stand by" a la espera de consultar con expertos jurídicos qué pasos se deben seguir para la una tramitación con garantías jurídicas y para saber si los cambios que se deben introducir fruto de esos errores detectados exigen que el documento vuelva a pasar por el Pleno, como ya hiciera en su aprobación inicial.

En la comisión de Urbanismo de hoy [9-2-2017] estaba previsto que se dictaminase sobre varias alegaciones al PGO presentadas en su periodo de información pública. Sin embargo, los grupos no han tratado ninguna de ellas y se han limitado a acordar la necesidad de frenar el proceso para saber qué pasos se deben seguir tras el demoledor informe técnico de Urbanismo.

En primer lugar, han solicitado que el jefe del servicio técnico de Urbanismo eleve a definitivo su informa, que hasta ahora es un borrador. Y, además, que el secretario municipal elabore un informe jurídico sobre los pasos a seguir y si las modificaciones necesarias por esos errores sustanciales detectados exigen que el PGO vuelva a votarse en el Pleno, como ya se hiciera en su aprobación inicial en febrero del año pasado.

Desde el PSOE, único grupo que votó en contra de la aprobación inicial del PGO, se han mostrado muy críticos. "Existe una preocupación general en todos los grupos, que empiezan a ser conscientes de que la aprobación inicial se hizo sin las suficientes garantías, algo que nos congratula. Esa aprobación se hizo con un informe de los servicios municipales de un folio en el que se decía que todo estaba correcto y resulta que un año después nos encontramos con un borrador de un informe de 28 folios en los que la mitad se dedica a señalar errores del documento de aprobación inicial y cambios a realizar para seguir con él. No se debería haber aprobado en su momento y contenía muchos errores, los concejales del resto de la oposición aprobaron un plan de buena fe fiándose de un folio que decía que todo estaba bien", recordó la concejala socialista Begoña Fernández.

David Alonso, concejal de Xixón Sí Puede, señaló que "siempre le hemos dicho a Couto (portavoz del gobierno local de Foro) que se tome las cosas con calma porque no van a ser los plazos que está marcando; en la ciudad Gijón, en urbanismo, no hemos hecho las cosas de la mejor forma posible".

En cuanto a Izquierda Unida, su portavoz, Aurelio Martín, culpó a Foro de la descoordinación entre los técnicos municipales y el equipo redactor del PGO, y no entiende que no transmitiesen a éste los errores que ahora detectan en un informe. "Me parece un tema serio", recalcó Martín, que añadió que "es un problema de que el gobierno debe liderar un proceso que se lleve con las suficientes garantías jurídicas".


Publicado en La Nueva España el 9 de febrero de 2017

En Cabueñes sólo vamos a peor

"FAC hace bueno al PSOE, ellos no nos engañaron", replica el grupo a la Alcaldesa

R.V. 

"Uno vendrá que bueno me hará. FAC hace bueno al PSOE por dos cuestiones. Los interlocutores municipales socialistas nunca nos engañaron y tuvieron un cierto pudor para ser formales con los papeles, Y no le daban al vaivén". Así respondían ayer [15-3-2016] desde la Plataforma Ciudadana contra el Muro de Cabueñes a las declaraciones de la alcaldesa que afeaba al colectivo vecinal que se opone al nuevo PGO "que no les valgan más que praos y vacas paciendo".

El colectivo que lidera Francisco Díaz Cadórniga pone en duda que la reflexión pueda ser "de la misma persona que se oponía al Muro de Cabueñes cuando ni pensaba aspirar a la Alcaldía". Desde la plataforma se mantiene que en Cabueñes "sólo vamos a peor" con más terreno urbano y urbanizable que en el anterior planeamiento y adelanta que "el único rigor que se atisba en el Plan es el mortis".

Publicado en La Nueva España el 16 de marzo de 2016

En Cabueñes con el Plan General de Ordenación la capacidad edificatoria será de 33.500 metros cuadrados con reserva de suelo para el vial para cuatro carriles

PSOE rechaza un PGO que permite la especulación en los terrenos de Armon y el Tallerón 
Begoña Fernández recalca que en Cabueñes habrá 33.500 metros cuadrados de edificabilidad

La concejala del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Gijón Begoña Fernández ha advertido este jueves de que el documento de aprobación inicial del Plan General de Ordenación (PGO) abre la puerta a la especulación en los terrenos del astillero Juliana Armon y del Tallerón de Duro Felguera y a la deslocalización de ambas empresas. De no corregirse, Fernández ha asegurado que el PSOE no apoyará el Plan en el Pleno de la próxima semana.

Así lo ha indicado, en rueda de prensa en el Consistorio, en la que ha criticado que se estén haciendo públicas informaciones "falsas" acerca del PGO sin que el Gobierno local salga a corregirlas. Asimismo, ha indicado que esperarán a ver si el concejal rectifica en la Comisión Especial del PGO que tendrá lugar este viernes, al tiempo que ha asegurado que desconoce que IU y Foro hayan llegado a un principio de acuerdo.

En el caso de Juliana Armon y el Tallerón de Duro Felguera, empresas en las que trabajan entre 600 y 800 personas en función de la época del año, ha recalcado que siempre se defendió desde el Ayuntamiento que fuera un suelo calificado como industrial, aunque es de costa, "y la tentación de especular siempre existe", ha añadido.

Sin embargo, el documento del PGO "entra en operaciones especulativas" con estos dos suelos y abre la puerta "clarísimamente", según ella, a la deslocalización de estas dos empresas, al permitir su transformación a otros usos. En el caso de Armon, la superficie a construir sería de 60.000 metros cuadrados, y se permiten todos los usos urbanos, residencial y terciario, excepto el industrial. Respecto a El Tallerón, de 70.000 metros cuadrados se limita a 36.000 la capacidad edifcatoria, y se permite usos de servicios terciarios, como comercial y hotelero, pero se excluyen industrial y residencial. Sobre este asunto, el PSOE preguntará en la Comisión de este viernes al concejal de Desarrollos Urbanísticos, Fernando Couto (Foro), por qué quiere "especular" con suelo industrial que ocupan dos empresas en activo y por qué se hacen públicas informaciones que no se corresponden con la realidad. Según ella, con la figura de suelo industrial transformable, se permite el que si mañana los propietarios de suelo quieran hacer un Plan Especial para urbanizar esa zona el Pleno tendrá que decir que sí. También ha apuntado que en el solar del antiguo astillero Naval Gijón, pese a lo que ha aparecido públicamente, se mantiene el uso residencial, a desarrollar con un Plan Especial. Una cuestión que el PSOE va a exigir que se modifique.

Plan de Cabueñes 

También se ha referido al Plan Especial de Cabueñes, a lo que ha advertido que si bien se ha reducido el urbanizable, hay dos ámbitos que una vez excluidos, se van a desarrollar por separado, uno en la zona Norte y otro en la Sur, con lo que la capacidad edificatoria total en ese entorno será de 33.500 metros cuadrados.
Ha explicado, en este sentido, que dentro del urbanizable solo se va a permitir construir 85 viviendas unifamiliares en 16.000 metros cuadrados; aunque el PSOE cree que la capacidad de vivienda es "bastante mas".
Asimismo, los dos ámbitos separados del Plan se convierten en suelo urbano no consolidado. En el primer caso, Cabueñes Sur, la parte cercana a la autopista, se permitirá edificar vivienda unifamiliar en 10.000 metros cuadrados, mientras que en el segundo, Residencia Sanitaria de Cabueñes, se prevén 7.500 metros cuadrados para pisos —entre el Tanatorio y el hospital—. Sobre esto último, ha apuntado que se dedica a uso residencial un suelo que estaba reservado para crecimiento del hospital, aunque no dentro de la ampliación ahora prevista.
Tampoco es cierto , según ella, que se contemple una parte del suelo del urbanizable para la ampliación del PCTG, ya que este debe estar calificado como industrial y en el PGO no lo está, sino que sigue figurando como terciario.
Pasa lo mismo, según Fernández, en la ampliación del Parque Científico prevista en la zona de la Pecuaria, en donde solo está garantizado suelo para empresas de servicios.
En cuanto al vial de Cabueñes, de conexión con la autopista, ha desmentido que se reduzca a dos carriles sino que se mantiene la reserva de suelo para los cuatro -dos en cada sentido—, teniendo en cuenta la futura ampliación del Parque Científico y Tecnológico y del hospital de Cabueñes. Otra cosa distinta es, según ella, que en una primera fase se hagan solo dos carriles.

Publicado en 20minutos el 18 de febrero de 2016