con el PGO no hay ninguna mejoría en Cabueñes sino mayor daño

'SOS Cabueñes' advierte de que el PGO alterará "irreversiblemente" la zona por una mayor urbanización 

La Plataforma contra del Muro de Cabueñes 'SOS Cabueñes' ha alertado este viernes [11-3-2016] de que, lejos de solucionar el problema del diseño anterior del Plan Parcial de Cabueñes, el documento inicialmente aprobado del Plan General de Ordenación plantea una alteración "irreversible" el carácter de esa zona, al ampliar el ámbito de actuación, aunque segregado en varios desarrollos.

"No hay ninguna mejoría en Cabueñes con el PGO negociado, sino mayor daño", han lamentado a través de una nota de prensa, en la que se quejan de la extensión del suelo urbano (o urbanizable) en más de 525.000 metros cuadrados. "No hay ninguna reducción, y sí una notable ampliación del suelo urbanizable o urbano", ha insistido, a lo que ha explicado que el terreno del antiguo Plan Parcial se desgaja en dos o cinco unidades, según se computen.

Para la Plataforma, carece de absoluta de justificación este desarrollo, al considerar que no son precisas viviendas, ni el suelo tecnológico es prioritario ahí, ni el vial tiene sentido. Ha remarcado, además, que si sorprende que se mantenga el mismo perfil o contorno del "polémico" urbanizable, se añaden más espacios a urbanizar: al Norte, "indefinidos y con importante volumetría", y al Sur, donde además de la consideración de urbano de la Quinta del Infanzón se planea una promoción de viviendas al lado de la autovía "absolutamente incomprensible", a su juicio.

A esto ha sumado el vial proyectado, que, según la Plataforma, agrava la afección a la carbayeda del Infanzón. También ha remarcado que al trasladar a Sistema General el vial, se garantizan las plusvalías a todos los implicados, "con un carácter diferencial que no se da en otros anteriores espacios urbanizables", ha incidido.

"Un plan no se acuerda cambiando cromos al final del recreo y en la sombra", ha recriminado 'SOS Cabueñes', quien ha llamado la atención sobre que la negociación no puede asentarse en ignorar las normas que rigen para todos y obviando el fin del interés general del urbanismo. Por todo ello, se ha señalado que la Plataforma decidirá cuales serán las acciones a realizar a continuación.

Publicado en 20 Minutos el 11 de marzo de 2016

se pidió a los arquitectos que informaran favorablemente el documento de aprobación inicial sin verlo

Domingo asegura que el equipo redactor conocía desde 2015 muchos de los errores

M. MORO

Javier Domingo Ahijado, el que fuera jefe del servicio técnico de Urbanismo durante los últimos once años, asegura que su coordinación con el equipo redactor del Plan General de Ordenación (PGO) «era del 100%».
Señala que sus responsable siempre estuvieron receptivos y dispuestos a sus convocatorias de reuniones de coordinación y resalta que hasta su destitución se produjeron decenas de ellas.
En los últimos tiempos explica que se reunía al menos dos veces al mes con Mariana Borissova, coordinadora técnica del equipo redactor desde la completa remodelación del personal efectuada por el director de la UTE, Emilio Ariznavarreta, el pasado verano.
Las reuniones tenían lugar en su despacho «desde las 10 hasta las 15 horas sin interrupción», indica Domingo.
El funcionario asegura que las cuestiones que se mencionan en el famoso borrador de informe suyo «habían sido debatidas y transmitidas al equipo redactor para su corrección muchas ya en 2015».

Sobre su baja tras el ataque cardíaco que sufrió el 28 de febrero de 2016, reconoce que provocó, sin él quererlo, «una situación de crisis».

«El PGO iba a llegar (no se había recibido el día que me ingresaron por urgencias) y, al no haberme puesto ningún arquitecto adjunto, no tenían quién pudiera informar el documento con conocimiento de causa», rememora.
«Durante mi baja se pidió, casi exigió, a los arquitectos del servicio técnico de Urbanismo que informaran favorablemente el documento de aprobación inicial (DAI), incluso sin verlo, a lo que, naturalmente se negaron. 
Se les dijo, lo cual era mentira, que yo lo había visto y que estaba todo bien. 
Se les amenazó con trasladarles a otras áreas o bajarles de categoría», afirma el técnico.

Y prosigue: «Se ofreció a varios arquitectos la Jefatura del Servicio (durante mi baja, ojo), si redactaban el susodicho informe. 
Todos se negaron a prevaricar a cambio de un ascenso. 
Finalmente alguien lo terminó haciendo pero pidió mejor recompensa: una dirección general».

Publicado en El Comercio el 12 de marzo de 2017

El hospital de Cabueñes no necesita un vial de cuatro carriles como está previsto en el tercer PGO

La Plataforma de Cabueñes pide una mejor señalización viaria al Hospital
El colectivo invita al Consejero a analizar los accesos al centro y comprobar que no se necesita un vial de 4 carriles hacia la autovía

A. R. 

La Plataforma Ciudadana contra el Muro de Cabueñes se ha dirigido por carta al consejero de Sanidad para invitarle a "hacer el recorrido con nosotros" de acceso al hospital de Cabueñes. Y comprobar, así, que el centro sanitario no necesita un vial de cuatro carriles como está previsto en el tercer PGO actualmente en tramitación. "Vial a nuestro juicio totalmente innecesario y de difícil realización", dicen.
El colectivo, haciéndose eco de la reciente presentación al Ayuntamiento de los planes para el hospital de Cabueñes, que incluyó la valoración del Consejero de que el futuro hospital ampliado, así como toda la Milla del Conocimiento, iban a necesitar mejores accesos a la autovía, le han replicado a Del Busto que lo que de verdad se necesita es una mejora de las indicaciones y la cartelería viaria. "Posiblemente cuando usted fue al hospital siguió las indicaciones de los carteles de la Ronda Exterior (salida 374, Deva, Cabueñes, Hospital), que este colectivo ha intentado modificar, sin éxito, obligándole a dar una vuelta inútil, por la carretera 634 para acceder por la rotonda de la Universidad Laboral".
Señalan desde la plataforma que ese recorrido es "innecesario" cuando "desde la salida de Viesques, si se señalizase bien, hay un estupendo vial de cuatro carriles que llega directo al centro sanitario a través de las avenidas del Dr. Fleming y La Pecuaria". Así, la AS-374 sólo quedaría como entrada para los conductores que vienen de Villaviciosa.

Publicado en La Nueva España el 23 de mayo de 2017

Desproporción en edificabilidad, derechos edificatorios e incrementos patrimoniales

Una recalificación de ida y vuelta en una quinta protegida de Somió
La emblemática quinta Bauer, propiedad de la familia Figaredo, saltó al enrevesado tapete del PGO gijónés en febrero del pasado año a raíz de una denuncia del PSOE por «trato de favor»

J. C. G.

La finca Bauer, cuya recalificación vuelve a ser motivo de debate político en la corporación gijonesa, saltó al enrevesado tapete del Plan General de Ordenación (PGO) gijonés en febrero del pasado año. En vísperas del pleno extraordinario en que se dio luz verde al documento de aprobación inicial con la única abstención del PSOE, fueron precisamente los socialistas los que advirtieron, en un repaso contrarreloj de las modificaciones facilitadas por el gobierno local de Foro a última hora, una alteración respecto a la versión anterior, debatida previamente con los grupos políticos en 2015, que hizo saltar las alarmas.

La ficha correspondiente a la quinta Bauer, propiedad de la familia Figaredo, presentaba una alteración que convertía casi 8.700 metros cuadrados de la finca -una parcela singular que goza de Protección Integral en el Catálogo Urbanístico de Gijón- como parte del solar urbanizable del Infanzón, cuyas condiciones de edificabilidad ampararían la construcción de viviendas unifamiliares o pareados en la zona. Las explicaciones que solicitaron los socialistas al equipo redactor del PGO en la última de las Comisiones Especiales fueron despachadas escuetamente por el equipo de Emilio Ariznavareta y Víctor García Oviedo apelando a razones de adaptación a la orografía de la zona.

Lo que llamó la atención del PSOE fue el hecho de que el suelo urbanizable en la parcela del Infanzón, que había crecido ya en 20.707 metros cuadrados en las fichas de 2015, volvía a crecer en la ficha final: otros 11.736 metros; y casi el 75 por ciento de este último incremento se producía en el interior de la Quinta Bauer, de la cual casi 8.700 metros cuadrados pasaban a formar parte del urbanizable del Infanzón. En los planeamientos anteriores, la carretera de La Providencia al Infanzón marcaba el límite entre ambas parcelas; en la ficha final, el suelo del Infanzón saltaba el vial y se introducía en la franja norte y una pequeña porción de la franja noreste de la parcela de la familia Figaredo, conocida como el Huerto de Antón.

Desproporción en edificabilidad

Pero más llamativa aún resultó a los socialistas la desproporción en la edificabilidad. Mientras que en el paso del PGOU anulado de 2011 al borrador que se votó hace un año, las viviendas apenas crecían (de 370 a 376: seis viviendas en una ampliación de más de 20.000 metros cuadrados), en la ficha definitiva se llegaba a las 414 viviendas: 38 edificaciones más, aunque el incremento de terreno no había llegado esta vez a los 11.800 metros cuadrados.
El grupo municipal del PSOE estimó que los Figaredo podrían edificar 28 unifamiliares en sus terrenos, y que, al precio del mercado hace un año, el resultado podría los 11,2 millones de euros de ingresos. Al otro lado de la carretera del Infanzón y como parte de la misma bolsa de suelo edificable se sitúa, por cierto, la también singular finca de La Riega, propiedad de la familia Rato Figaredo que el ex ministro reconvirtió a usos hosteleros bajo la batuta del chef Nacho Manzano.

La ficha del Infanzón califica como urbanizable sectorizado y para uso residencial de baja densidad -viviendas unifamiliares- un conjunto de suelos a ambos lados de un tramo de 1,3 kilómetros de la carretera de La Providencia al Infanzón, en los barrios de La Pipa y Fuejo. El objetivo de la calificación es «equipar a Somió y atraer actividad hacia el borde este» de Somió, incluyendo «alguna función puntual y ligera de equipamiento» en el entorno de la finca La Riega.
La ficha contempla la reserva de un 30 por ciento de los terrenos para vivienda protegida, de un máximo de 90 metros cuadrados, que obligarían a construirlas como pareadas para evitar diferencias con las no protegidas, de mayor superficie.
Respecto a la Finca Bauer-Villa Concepción, la ficha definitiva la describe como una parcela de 51.920 metros cuadrados catalogada como suelo urbano no consolidado y destinada a usos terciarios, «compatibilizando la conservación de la edificación y jardín protegidos (…) con la implantación de uso hotelero».
El ordenamiento fija que «la edificabilidad residencial solo podrá ser materializada en la parte sur del ámbito»,  lo cual contrasta con el hecho de que sea precisamente la franja norte de la finca la que se convierta ahora en edificable como parte de la parcela «Infanzón».

La carga política de la denuncia de los socialistas se vio incrementada por el interés en la protección de la zona del Infanzón manifestado como condición no negociable para su apoyo al documento de aprobación inicial del PGO por el grupo municipal de Xixón Sí Puede. La formación morada no pudo menos que secundar al PSOE en este caso, y lo mismo hizo IU, que apeló al viejo adagio sobre la honradez de la mujer del César.
La ficha fue finalmente retirada en un pleno que tuvo mucho de enfrentamiento político, titubeo administrativo y galimatías legal.

¿Quién quiere recalificar la finca de la familia de Rodrigo Rato en Somió?
Técnicos de Urbanismo plantean que se revoque la decisión del pleno que impedía mejorar la edificabilidad de los terrenos. El PSOE se pregunta «quién insiste en hacer cambios»

«¿Qué persona está empeñada en hacer cambios que generan derechos edificatorios e incrementos patrimoniales a personas como Rodrigo Rato?» Es lo que se pregunta el grupo municipal socialista por boca de su concejala Begoña Fernández después de que haya reaparecido sobre el enrevesado tapete del Plan General de Ordenación (PGO) la polémica ficha relativa a la finca Bauer que el pleno ordenó retirar, in extremis, hace un año.  Sucedió en la sesión que dio luz verde a su documento de aprobación inicial en el que, respaldada por Xixón Sí Puede e IU, una iniciativa del PSOE consiguió que la ficha quedase con su calificación en el Plan de 2015 por sospechas de «trato de favor» a sus propietarios, la familia Figaredo. Pero ahora los técnicos de Urbanismo -según informaciones aparecidas en los medios en los últimos días- estarían planteando que se revoque la decisión plenaria. Su argumento consistiría en que, contrariamente a lo pretendido, se provocó un incremento en la edificabilidad de una parcela, que goza de Protección Integral en el Catálogo Urbanístico de Gijón.

Begoña Fernández no está de acuerdo en absoluto. La edil socialista ha defendido hoy que el pleno «actuó correctamente» al rechazar unas modificaciones que, según el PSOE, se introdujeron en el documento de aprobación inicial de espaldas al resto de los grupos políticos y que habrían elevado la edificabilidad de la tasa de 0,11 metros cuadrados por metro cuadrado hasta los 0,20. Dicho lo cual, Fernández se ha preguntado además por los motivos de la «insistencia» del gobierno local de Foro en alterar de nuevo la situación urbanística de una finca sobre la que los propietarios presentaron las correspondientes alegaciones el pasado mes de junio en nombre de Proina, una multitudinaria sociedad de la que forma parte Rodrigo Rato. Su pretensión: conseguir la equiparación en la franja de terreno conocida como Huerta de Antón con los criterios de edificabilidad con los de la contigua parcela del Infanzón, al otro lado de la carretera Piles-Infanzón, que divide ambos terrenos.


Publicado en La Voz de Asturias el día 14 de febrero de 2017 a las 07:26 y a las 08:23

qué pasa con los terrenos de Cabueñes

Los vecinos reclaman que la segunda exposición del PGO sea «más exigente»

Quieren acceder a los informes técnicos porque «la incertidumbre se cura cuando el ciudadano sabe qué pasa con los principales temas»

IVÁN VILLAR  GIJÓN

El presidente de la federación de asociaciones de vecinos de la zona urbana (FAV), Adrián Arias, planteó ayer la necesidad de que la nueva fase de información pública a la que se va a someter el Plan General de Ordenación sea «más exigente» que la primera, que considera «muy deficiente». En su opinión, el Ayuntamiento debe aspirar «a un proceso de más participación, más relevante y muy deliberativo y decisivo en lo que respecta a qué se debe hacer con los grandes temas». Si bien admite que la última palabra sobre el documento siempre corresponderá al Pleno, confía en que los grupos municipales tengan como referencia la postura sobre los asuntos más destacados de colectivos como la federación urbana, la rural y el Colegio de Arquitectos.

«La incertidumbre se cura cuando los vecinos conocen qué ocurre con los principales temas. Porque más allá de las cuestiones particulares, hay seis o siete asuntos que requieren un debate, un consenso y una decisión que sirva de referencia para que el Pleno aprueba el documento con el mayor de los apoyos posibles», apuntó Arias. Entre ellos estarían, por ejemplo, «qué pasa con los terrenos de Naval Gijón, con El Natahoyo, con el polígono de Mora Garay, con los terrenos del Rinconín o con los de Cabueñes. Lo que han llamado alegaciones políticas».

En lo que respecta a la polémica sobre el borrador del exjefe de Urbanismo que advertía de errores en el documento, Arias opta por la «prudencia», aunque cree que colectivos como la FAV, Les Caseríes y el Colegio de Arquitectos deberían tener acceso a los informes de Urbanismo sobre esta cuestión. «Seguimos con la incertidumbre de cómo puede afectar todo esto al plan, esperando los informes técnicos y jurídicos que lo aclaren». Cree que «sería una mala noticia tener que empezar de cero», cuestión que descarta en su informe el secretario municipal.

La presidenta de Les Caseríes, Soledad Lafuente, celebra que no sea necesaria una retramitación completa «que supondría mucho coste» y cree que la segunda exposición pública «es acorde con lo que estaba previsto».

Publicado en El Comercio el 7 de marzo de 2017